martes, 29 de septiembre de 2009

"Las Borges es un gran reino"

"El propietario quiso dejar un monumento en Venezuela para que sus ciudadanos conocieran el arte renacentista"
Caracas.- No se atribuye de forma directa la concepción del proyecto arquitectónico que dio paso a la "mansión Los Borges", aunque su antiguo propietario y amigo, René Borges Villegas, tomó la maqueta que le presentó el arquitecto Guido Guazzo y construyó una casa "idéntica" en 1958 en una montaña en el municipio Sucre donde se puede observar completamente el Este y el Oeste de Caracas.
Guazzo estudió Arquitectura en Florencia, Italia. Cuando salía de la universidad ejercía su carrera profesional el arquitecto Athos Albertoni, diseñador de los planos de la mansión Los Borges, una vivienda que compró el alcalde Juan Barreto por 5.700 millones de bolívares viejos y logró recuperar la Alcaldía Metropolitana porque allí no se concretó ningún proyecto.
-¿Cuándo conoció a la familia Borges?
-Llegué al país en 1956 y conocí a la esposa e hijos de Athos Albertoni. Él me invitó al terreno y allí me presentó a René Borges Villegas, una persona genial, que supo comprar un espacio con vista extraordinaria y le encomendó a Albertoni la construcción de un gran reino residencial. Desde allí se visualizaban las montañas verdes de una ciudad con pocos edificios y ranchos. Se domina completamente el Valle de Caracas. Con binoculares observábamos el interior de otras casas. Es un sitio muy estratégico.
-¿Por qué atribuye la concepción de la mansión a René Borges Villegas?
-Cuando lo conocí me di cuenta de que tenía una cultura universal impresionante, que la obtuvo de sus viajes a Europa. En esa época él era diputado del Congreso de Marcos Pérez Jiménez, y en el fondo lo que más vale es quién concibió las ideas y ordenó plasmarlas en un diseño hecho por arquitectos.
-¿De dónde obtuvo Borges recursos para levantar una mansión de más de 6.000 m2?
- Era un hombre de buena posición social, diputado e inclusive concibió la urbanización El Marqués y ganó mucho dinero.
-¿Cómo diseñaron los grandes espacios, salas, balcones, clósets, cocina y helipuerto?
-Fue Borges quien los diseñó, él conocía de espacios y proporciones a pesar de ser filósofo y piloto. Siempre supo que cada una de las 17 habitaciones se construiría para que entrara el sol de la mañana y luz natural en la tarde. Hice una maqueta y se encantó cuando la vio, la ajustó y después se construyó un hogar con área musical que tenía un piano y un tocadiscos. Allí toqué flauta dulce cerca de una gran chimenea. En las reuniones nos atendían diez personas.
-¿Qué cambios se hicieron a la maqueta original?
-El búnker de seguridad. Yo nunca supe que existía un pasaje secreto con baño, cuarto, cocina y salida oculta al exterior. Borges nunca habló de esos pasadizos tipo monasterio.
-¿Cuál fue la finalidad de construir una mansión forrada en mármol, con grandes lámparas, piscina, fuentes de agua y cerámicas suecas?
-Borges me dijo que en vez de gastar plata en el extranjero quería dejar un monumento en Venezuela para que sus ciudadanos conocieran una construcción de un hombre renacentista, con ideas de artistas como Miguel Ángel y Leonardo da Vinci. Por eso creo que debe ser convertida en un museo o una casa para visitantes ilustres.
-¿Cobró por sus ideas?
-No. Todo lo hice por amistad. Luego visitaba a Borges en sus cumpleaños y alguna vez coincidí con Marcos Pérez Jiménez en cenas en un comedor para 24 personas. La entrada a la mansión está concebida como un castillo y luego los invitados pasaban a un área con 20 metros abiertos para observar una Caracas hermosa. Al fondo cuenta con un observatorio astronómico que fue usado como biblioteca para actas del Senado, allí se llega por un camino español. En los sótanos reposa un tanque gigante de agua y la vialidad para llegar en auto se construyó en forma de serpiente.
Jorge Hernández, El Universal, 15/02/2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada